¿QUÉ ES LA DIÁSTASIS?

Conoce a fondo este problema.

La diástasis de los rectos abdominales es la separación de los músculos abdominales como consecuencia de una distensión de la línea alba abdominal. Esta separación puede provocar desequilibrios en la zona abdominal.

Ocurre de forma natural en todos los embarazos y es necesaria para el crecimiento del útero dentro del abdomen. En muchos casos, las mujeres no se recuperan de forma natural y creen que realizando ejercicio abdominal mejorarán su abdomen. Pero esto lo único que hará, será dañar aún más la diástasis y suelo pélvico.

Esta separación es la culpable de la actual apariencia de tu abdomen con un mayor volumen y que tantas veces has confundido con sobrepeso… muchas mujeres como tú ¡dicen que es como si todavía estuvieran embarazadas!  

Abdominales antes del embarazo

Abdominales durante del embarazo

Diástasis tras el embarazo

Además, el problema estético no es la única de nuestras preocupaciones ya que asociada a la diástasis aparecen otra serie de molestias como dolores lumbares, problemas digestivos y alteraciones del suelo pélvico.

Pero tranquila, ya estás en nuestras manos y con una correcta valoración y nuestro tratamiento STOPDIASTASIS podrás recuperar tu abdomen sin tener que pensar en la cirugía como única opción.

Causas de la Diástasis

Por movimientos que aumenten la presión del abdomen como: ejercicios abdominales, movimientos de flexión repetidos, esfuerzos con el abdomen durante la gestación…

Embarazo: causa fisiológica natural ya que el útero crece a medida que el bebé lo hace, con el fin de tenga el espacio suficiente para su desarrollo, se produce una distensión en los tejidos del abdomen.

Estreñimiento, tos crónica, vómitos.

Sobrepeso, obesidad.

Maniobras contraproducentes durante el parto.

Y YO, ¿TENGO DIÁSTASIS?

Descubre los síntomas más normales asociados a esta dolencia:
Tienes gran volumen abdominal y un abdomen semejante al de una mujer de 3 meses de embarazo.
>Tienes molestias de espalda y dolor lumbar.
>Tu suelo pélvico ya no es lo que era, tienes debilidad y pérdidas de orina.
>Tus digestiones se han convertido en pesadas y lentas y además tienes un aumento de gases al no existir una contención visceral.
>Siempre te encuentras hinchada después de comer.
>Crees que a lo mejor podrías tener una hernia abdominal.
>Los hombres también pueden tener diástasis con los mismos síntomas que la mujer (abdomen abultado, digestiones pesadas, dolor de espalda…).

Sin que sustituya a una valoración por parte de un profesional sanitario, puedes hacer en tu casa una pequeña prueba para resolver tus dudas sobre si tienes diástasis o no.

A continuación os enseñamos un vídeo en el que de manera muy sencilla podrás comprobar por ti misma si tienes diástasis. En cualquier caso, siempre recomendamos una valoración por parte de nuestro equipo de fisioterapeutas.

Si te ves identificada con estos síntomas, estás en el lugar indicado.